Notas para archivar

Por: Gretel Acosta

Pretendo que este texto transmita la sensación de que fue hecho con agrado. Y es que, ciertamente, me complace reseñar la exposición Stock de Rigoberto Díaz, presentada en Espacio Abierto, galería de la Editorial Revolución y Cultura. Esta propuesta, enmarcada en el actual Noviembre Fotográfico (2013) constituye, a mi ver, la oferta expositiva más atrayente del evento. No se trata de una muestra sin fallos, “lograda” o indesarmable. Para nada. Se me antoja, como el propio  Rigoberto, un vaticinio, un estado embrionario.

Stock aúna una serie de trabajos anteriores del artista, de procedimientos, de modus operandi, en el tema del archivo; que si bien puede reconocerse como un desembarco coherente dentro de sus preocupaciones creativas es, también, un peligroso camino nuevo. El elemento significante central de esta propuesta es la intervención al espacio  de la editorial –en el que el artista había expuesto este mismo año como integrante de la muestra colectiva Tasajo. Visto en este sentido –de apropiación del espacio–  las obras propiamente de la exposición son solo dos: 699,6 kg (Peso bruto) y Stock. La primera pieza constituye la objetivación, en forma de fotografía impresa en papel alba, de un proceso de pesaje realizado por el artista a los archivos de la revista Revolución y Cultura. Las tres fotografías presentadas tienen la estructura vertical de los estantes donde se guardan estos archivos; pero no se trata de un registro de la situación tal cual, pues las imágenes están compuestas por varias imágenes más pequeñas de los “montículos de información”, que se rozan, superponen, separan, re-construyendo el todo con gran coherencia visual facilitada por la particular transparencia del soporte de impresión (papel Alba). Encima de estas imágenes fueron inscritos, mediante plumón, los resultados de los pesos de los bultos en kilogramos. Esta obra es una derivación de la fotografía 1119.289 Kg de… (2012), pieza que el artista había expuesto en el ISA durante marco de la 11na Bienal, consistente en la misma operatoria intervencionista, realizada entonces en la Secretaría General de ese Instituto. Para la presentación en esta muestra su correcta ubicación museográfica, en la planta baja de la galería, refuerza el sentido de antecedente. En ambas piezas la idea de pesar estos contenedores de información comporta una operatoria de tasado –en su sentido de medir el valor– que es un sugerente modo de “traducción”, metamorfosis, de la presencia y valores de las cosas. Creo reconocer, en el afán de mostrar la transformación de los estados o introducir a la situación algún elemento desencadenante de la mutación una constante en sus intereses creativos. La diferencia entre ambas propuestas es de concretización formal: mientras en el año 2012 Rigoberto “registra” de modo lineal, mediante un solo plano, todo el espacio de estantería, en esta última entrega la fotografía es, como ya había descrito, unproducto re-compuesto –esta solución visual es también la que emplea en la armazón de las imágenes integrantes de su serie Anverso. Sin embargo, no considero que la operatoria conceptual de la primera pieza en orden cronológico (1119.289 Kg de…) se enriquezca bajo esta modificación estilística; incluso, en su sentido de epígono 699,6 Kg (Peso bruto) puede estar sobrando en esta muestra. Su pertinencia radica, precisamente, en el sentido de intrusión al propio espacio expositivo, con lo que la pieza articula de modo coherente con Stock, la otra obra antes mencionada. Si 1119.289 Kg de… y 699,6 Kg (Peso bruto)  discursan sobre la transmutación del valor del archivo, Stock introduce otra arista del asunto: la de la disfuncionalidad. En medio de la sala expositiva, sobre parlés, Rigoberto nos muestra gran cantidad de ejemplares excedentes de la revista Revolución y Cultura. La información desfasada, la prueba de una mala labor de circulación, se nos enfrenta con todos los elementos de su fisicalidad inocultable. La obra es la acción de visibilizar; y además es hacer que esta evidencia sea ese elemento que transforme  el espacio (galerístico): al condicionar la sala para que permaneciese cerrada las humedades y olor característico de los archivos en desuso hacían de la estancia allí algo bien difícil. Stock se consume sintiendo una rara dualidad entre soma e intelecto. Mientras me entusiasmaba pensar que esta acción interventora significaba una solución superior a 1119.289 Kg de… y 699,6 Kg (Peso bruto) todos mis anticuerpos pujaban porque me fuera, y este reclamo no hacía más que reforzar  mi interés mental por quedarme. De esta arista de la disfuncionalidad también encontramos, en exposición, piezas que se pueden considerar antecedentes de Stock: las fotografías de la serie Database (2011-2012). Tarjeteros de bibliotecas, rollos de papel echados a perder, los file llenos de hojas amontonadas, muchos tubos que almacenan proyectos arquitectónicos, acumulaciones de piedras litográficas, son presentados mediante fotografías que han sido tratadas con un sentido de estetización a partir de contrastes y detalles de texturas. La obra es un archivo de otros archivos. Crea entonces más materia, pero materia cara y en muchos sentidos todavía aurática, ¿y no también disfuncional?

Enunciaba que Rigoberto era un vaticinio en el sentido de que experimenta varias veces con una misma idea pero suele acendrarla, depurarla mediante varias piezas hasta conseguir, en mi opinión, un buen resultado. Me es posible explicar esta idea desde la muestra Stock: Database (2011-2012) es el primer acercamiento a la temática del archivo pero desde el orden estético en la experimentación fotográfica, lo cual equivale a decir que lo hace desde la  superficialidad –dadas las complejidades del asunto tratado. La obra 1119.289 Kg de… (2012) es una intervención al espacio archivador y la imagen fotográfica se carga de una intención discursiva más sugerente mediante el concepto de “conversión” de la información. La pieza Stock (2013) surge desde y para el espacio  exhibitivo, sensorializando y haciendo más impactante nuestro encuentro con el eje discursivo.

El tema del archivo encierra cuestiones muy complejas como la desorbitante producción de información, las complejidades de su almacenamiento o la memoria que, hasta ahora, el artista solo ha tratado de un modo epidérmico. Pero, teniendo en cuenta sus veintitrés años y la profundidad casi siempre ascendente de sus propuestas artísticas, confío en su intuición creadora.

De las piezas en exposición me va quedando únicamente Purgante[1], que es una adaptación al tema del archivo de la operatoria intervencionista a los espacios mediante  deshumificadores. Este modus operandi ya lo encontrábamos en Inserción (Lote 100526), Inserción (Perfumar), Inserción (M-26-7), Tiempo intercambiable y Oxigenación y en Protocolo. Podría volver a analizar, a partir de todas estas obras, como Rigoberto versiona una misma idea, para concluir que Protocolo es, sin dudas, su acción más cerrada.

Pero esto es una reseña, no un texto monográfico sobre el artista; y además se me acaba la extensión permitida. Volviendo al corte de este escrito quisiera compartir una curiosa experiencia en la muestra, cuando la visité una semana después de su inauguración. En la planta baja, frente a 1119.289 Kg de…, en el piso, se encontraban  varios fajos de nuevas revistas Revolución y Cultura. En la tercera sala del segundo piso otro mazo de revistas pertenecientes a los meses octubre y noviembre del 2012 servían para mantener abierta la puerta de un local de almacén lleno de números relativamente nuevos, todos del año 2012. Espacio Abierto creaba, con absoluta inconsciencia, nuevos stocks y así, nuevas piezas para esta exposición.

[1] Consistente en el procedimiento de extracción de agua mediante deshumificadores de la Biblioteca de la Universidad de La Habana; el agua fue hervida hasta extraerle la magnesia. La pieza presentó en exposición un recipiente de laboratorio que contenía esta magnesia junto a un video que registraba la acción procesual y una breve explicación en texto de vinilo sobre pared.     

 

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: